Hablemos de Doble Excepcionalidad

Las personas doblemente excepcionales (o «2e»; abreviatura simple), son aquellas que tienen Altas Capacidades (AACC) y Problemas de Aprendizaje como dislexia, disgrafía, discalculia, trastornos de procesamiento (sensorial, visual, auditivo), TEA (trastorno/s del espectro autista), dispraxia, disfasia, TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad), LCT (lesión cerebral traumática), trastornos de la conducta y trastornos del estado de ánimo.

En la comunidad científica, las altas capacidades y los problemas de aprendizaje se consideran «excepcionalidades», por eso el término «doblemente excepcional», pero el concepto clave para entender la doble excepcionalidad es la asincronía (también llamada disincronía) del desarrollo.

Un ejemplo de asincronía es cuando una niña que está en 2º grado puede leer en un nivel de 7º grado, escribir en un nivel de 3º grado y entender conceptos matemáticos en un nivel de 9º grado. Esta niña puede mantener conversaciones profundas con adultos y, a su vez, tener rabietas como alguien de 3 años.

Esto sucede porque los niveles de desarrollo de las personas con 2e no están «sincronizados», como en el resto de la población promedio. Hecho que suele generar confusiones y mitos como: «Solo está siendo vago/a», «No se esfuerza», «No le importa aprender», «Se hace nomás», «Cuando quiere, bien que le sale».

Esta tendencia a resaltar los puntos débiles por sobre los fuertes es internalizada por las personas con 2e, quienes se convencen de que hay algo que «está mal» con ellas y utilizan conductas compensatorias para enmascarar sus necesidades y potencialidades, en el intento de evitarse más problemas.

La persona con doble excepcionalidad calla sus necesidades y talentos para encajar

Sin comprensión ni apoyo, seguirá estancada en una zona gris, aburrida y uniforme, viviendo a espaldas de su capacidad.

El primer paso para evitar este desenlace es entender que el desarrollo atípico NO es un problema, sino una característica de la persona. Las capacidades y necesidades hacen a la identidad. No son buenas ni malas, simplemente son. El uso que hacemos de ellas determinará el estilo de vida que llevemos.

Para ayudarles a las personas con 2e a vivir una vida plena, debemos atender sus necesidades y darles la oportunidad de nutrir sus potencialidades.

El problema no es ser diferente, sino ser incomprendido

Nuestra cultura educativa suele buscar formas fáciles de enseñar y medir, pero las personas con altas capacidades son complejas, y aquellas que además tienen dificultades de aprendizaje son extraordinariamente complejas. Por ende, un plan de estudios estándar nunca satisfará sus necesidades.

Su educación requiere de una inversión real de tiempo y energía para crear experiencias de aprendizaje atractivas y significativas que estén acordes a su perfil. No hay solución rápida ni mágica, pero si hay comprensión, todo puede ser más fácil.

La importancia de los desafíos intelectuales

Como suelo decirle a las familias cuando hablamos de altas capacidades, cuando este grupo de estudiantes no tiene desafíos suficientes en aula, se inventan sus propios desafíos, y uno de esos desafíos es buscar la perfección.

El problema de eso es que por el camino pueden ir viendo a los errores como algo vergonzoso en lugar de aprendizajes, y pueden basar su identidad y su valor como personas en el hecho de no equivocarse nunca. Eso lleva a evitar experiencias difíciles, lo cual me parece una tragedia, porque las mejores experiencias de la vida suelen incluir muchos tropezones.

Insisto: cuando estudiantes con altas capacidades sacan 100% no les estamos haciendo ningún favor. Significa que les es muy fácil, que no se están esforzando lo suficiente para aprender, que no están incorporando estrategias intencionales para el aprendizaje de contenidos mas complejos, y que se están perdiendo oportunidades de aprender del error al equivocarse.

Más que «orientación vocacional», Diseño de Vida

A veces, la orientación vocacional para personas con altas capacidades no es tan sencilla. Suele pasar que en resultados tradicionales de baterías vocacionales les sale que «están interesados en A, B, C, D, X, Y, Z» y que «tienen aptitudes para A, B, C, D, X, Y, Z» por ende «pueden hacer todo lo que quieran hacer». (Eso se llama *multipotencialidad*.)

El resultado le da en el ojo… solo que no les ayuda a tomar decisiones.

Saben que les gustan muchas cosas, saben que podrían tener éxito en todas esas cosas, saben que para llegar a eso deberían recorrer muchos caminos diferentes. Además, como tienen capacidad de proyección a futuro, logran imaginar futuras vidas (satisfactorias) en cada una de las áreas mencionadas, frecuentemente sin poder notar cuál les traería mayores satisfacciones. Es ahí donde el «pueden hacer todo lo que quieran hacer» se vuelve una carga porque como me suelen preguntar, “¿¡decime por favor qué es lo que quiero hacer?!».

Es ahí donde entra la orientación vocacional especializada para altas capacidades, con el foco puesto en la multipotencialidad. Requiere de estrategias variadas como tests especializados y dinámicas en la vida real para asistir en el proceso de toma de decisiones.

Te podemos ayudar con eso.

¿Por qué Aikumby?

Aikumby, palabra en guaraní, significa «entiendo profundamente». Sabiendo de la curiosidad y el amor por el aprendizaje en las personas con altas capacidades, pareció tan perfecto tener una palabra en nuestro idioma que englobe en siete letras ese brillo en los ojitos que aparece cuando de repente todo tiene sentido, cuando algo me hace click… cuando entiendo profundamente, cuando aikumby.

Aikumby, a word in Guarani, means «I understand deeply.» Knowing the curiosity and love of learning in individuals with high ability, it seemed perfect that our Paraguayan language had a word that could encompass in seven letters those eager little eyes that shine when things suddenly make sense, when something clicks… when I understand deeply, when aikumby.

Guaraní ñe’e ndoguerekói irekoviarã. Heta mba’e ja’eva guaraníme, guaraní mente ikatu ñaentendé. Péicha, ñande resa omimbipãro jadescubrí hagüere peteï mba’e, ja’e «Aikumby»

A %d blogueros les gusta esto: